Publicite aquí
Info Taller

Consejos para que la mecánica de tu auto dure más

Lo que nunca te cuentan

Que el cuentakilómetros de tu auto alcance una cifra cercana al millón no es tarea fácil... aunque, si sigues algunos consejos, las posibilidades aumentarán.

Qué puede destruir la mecánica y cómo evitarlo

Un mal rodaje

Un motor de combustión interna está formado por gran cantidad de elementos metálicos, muchos de ellos lubricados por aceite, que necesitan un período de adaptación para acoplarse entre sí. Por ello, durante los primeros 1.000 km hay que pisar el acelerador con progresividad, dejando que el número de revoluciones del motor aumente con suavidad y tratando de no utilizar más de la mitad del recorrido del pedal del acelerador.

Quedarse sin aceite

Todo motor de combustión puede consumir una pequeña cantidad de aceite; algunas marcas aceptan como ´normal´ hasta 1 litro cada 1.000 km; en esto casos, conviene comprobar el nivel, al menos, cada 2.500 km. La falta de este fluído puede tener como consecuencia que los materiales metálicos rocen entre sí y se produzca una importante averíacono que afecte a los pistones, los cilindros, el cigüeñal, el árbol de levas y/o la culata.

Apurar el depósito

Los combustibles, aunque sean de muy buena calidad, tienen impurezas que no llegan al motor gracias al filtro. Pero con el paso del tiempo, se acumulan en el fondo del depósito y, si apuramos este en exceso, serán succionados por la bomba y pueden obstruir el paso de combustible provocando daños en los inyectores.

Recorridos cortos en frío

Después de estar varias horas parada, la bomba de aceite del motor suele tardar unos minutos en lubricar de nuevo todo el circuito. Por ello, los recorridos cortos -en torno a un kilómetro- son bastante perjudiciales para el motor. Una solución para prevenir averías a la larga es dejar el motor calentar entre 10 y 30 segundos antes de emprender la marcha, para que la presión del aceite sea la adecuada.

Y CUIDADO CON ESTO...
Consejos para que dure la válvula EGR
¿Qué es?: Se trata de un dispositivo ubicado en el motor y que se encarga de reintroducir parte de los gases de escape en los cilindros. De esta manera, se reduce el consumo de carburante y se completa la combustión de esos gases, algo que reduce las emisiones contaminantes.

Conviene limpiarla cada 50.000 km. Generalmente se avería más en motores diésel, ya que se acumula carbón cuando se acelera en marchas largas desde un régimen muy bajo.

Qué pasa si se rompe: El motor pierde rendimiento y pueden producirse tirones, ya que no permite que los gases vuelvan a reintroducirse en los cilindros, de modo que el motor falla y aumentan el consumo y las emisiones contaminantes.

Consejos para que dure la bomba de agua
¿Qué es? Se encarga de impulsar el líquido refrigerante por el interior del motor para evitar que se sobrecaliente.

Hay que reemplazar el refrigerante cada cuatro años como máximo, ya que con el tiempo el líquido se oxida y puede dañar la bomba. Suelen durar, de media, unos 150.000 km; generalmente se recomienda reemplazarla cada vez que se cambie la correa de distribución.

Qué pasa si se rompe: El líquido deja de circular por el circuito y el motor pierde refrigeración, de modo que puede calentarse. La pieza en sí no es costosa, pero sustituirla requiere de varias horas de mano de obra, ahí tendrías un extra significativo.

Consejos para que dure el tubo de escape
¿Qué es? Es la tubería por la que se expulsan los gases de escape que genera el motor al funcionar.

Evita circular por caminos donde los bajos puedan rozar con el suelo o donde haya pequeñas piedras que puedan salir proyectadas por las ruedas al pisarlas. Su duración media alcanza los 200.000 km aunque si vives en zonas muy húmedas o si el escape experimenta habitualmente cambios bruscos de temperatura -por ejemplo, en desplazamientos muy cortos en invierno- su duración puede ser un 50% menor.

Qué pasa si se rompe: El motor pierde rendimiento y el ruido que genera este se hace mucho más evidente.

Consejos para que dure el sistema de inyección
¿Qué es? Sistema que se encarga de introducir el combustible en los cilindros.

1.- Evita apurar el depósito de carburante por debajo de un cuarto. 2.- No repostes si ves que el camión cisterna está llenando los depósitos de carburante de la gasolinera -es muy fácil que llegue más suciedad y porquería hasta los inyectores-; debe pasar, al menos, una hora -es obligatorio por Ley, aunque muchas gasolineras no lo cumplen-. 3.- Sustituye el filtro de carburante cada 30.000 km, como mucho.

Qué pasa si se rompe: El motor da tirones, falla, se para... y huele mucho a combustible sin quemar. El valor de reemplazarlo va en función del tipo de inyección del auto.

Consejos para que dure el turbo
¿Qué es? Elemento mecánico que aprovecha el paso de los gases de escape para accionar una turbina que introduce aire a presión en los cilindros, consiguiendo un mayor rendimiento del motor.

Hay que acelerar suavemente hasta que el motor alcance su temperatura ideal de funcionamiento -unos 5 min. aprox. desde que empiezas a circular- y no apagar el motor de inmediato tras un uso intensivo -mejor dejarlo al ralentí dos o tres minutos para evitar que se carbonice el aceite acumulado en los ejes de la turbina-.

Qué pasa si se rompe: El motor pierde rendimiento de forma muy evidente -puede perder hasta 40 ó 50 CV- y expulsa humo blanco por el escape.

Consejos para que duren las transmisiones
¿Qué es?: Elementos que hacen llegar la fuerza del motor a las ruedas.

Evita las arrancadas fuertes y hacer patinar las ruedas. Cada 60.000 km, pide en un taller que revisen el estado de los guardapolvos de la transmisión.

Qué pasa si se rompe: Un síntoma inequívoco de que no están en buen estado es que producen ruidos mecánicos en marcha procedentes de los bajos. En caso de que ser llegue a romperse, no transmitirán la fuerza a las ruedas€ y el auto no se moverá.

Consejos para que dure el termostato
¿Qué es? Elemento que regula el paso del líquido refrigerante del motor por el radiador para mantener al propulsor en su temperatura óptima de trabajo -entre 90 y 100ºC-.

Sustituye el líquido refrigerante, como máximo, cada cinco años, si el líquido está en mal estado, el termostato se deteriorará más.

Qué pasa si se rompe: El motor tardará mucho en calentarse e, incluso, no lo conseguirá en caso de que el termostato se quede abierto -aumenta el consumo de carburante y el desgaste interno del propulsor-; si se queda cerrado, el motor se sobrecalentará... y puedes llegar a quemarlo

Consejos para que dure el embrague

¿Qué es?: Elemento que acopla y desacopla el movimiento del motor a la caja de cambio.

Se ha de desembragar sin brusquedad y sin revolucionar en exceso el motor -a 1.200 ó 1.300 rpm como máximo-. Nunca se ha de mantener el pie sobre el pedal mientras conducimos ni dejarlo pisado en detenciones -un semáforo, por ejemplo-. Asimismo, al arrancar en una rampa no se debe ´sujetar´ el auto con el embrague medio accionado. Con un correcto cuidado, puede durar más de 200.000 km sin problemas.

Qué pasa si se rompe: Directamente, no podrás introducir velocidades y mucho menos iniciar la marcha. Dos síntomas de que está ´en las últimas´ es que ´patina´ -aceleras y, aunque el motor se revoluciona, no transmite fuerza a las ruedas- y que las marchas ´rascan´ al entrar.

Consejos para que dure la dirección

¿Qué es?: Sistema que hace girar las ruedas en función de las órdenes recibidas desde el volante.

Es importante mantener la presión adecuada de los neumáticos; si está muy baja, la dirección soportará un mayor esfuerzo. También conviene maniobrar con el auto en movimiento, no en parado, para evitar sobreesfuerzos. Por último, se ha de sustituir el líquido de la dirección asistida cada 8 años o 60.000 km como máximo.

Qué pasa si se rompe: El conjunto de la dirección debería durar toda la vida del auto; no obstante, puede suceder que se averíe la bomba hidráulica o que tenga una fuga de líquido, de modo que se pierda la asistencia y sea muy costoso -casi imposible, en algunos casos- mover el volante.

Cómo debes hacer para que dure más la mecánica de tu auto

Hay que ser muy escrupuloso con el rodaje incluso si el fabricante afirma que no es necesario hacerlo. Eso sí, con 1.000 km es suficiente para que tanto el motor como la caja de cambios y los demás componentes estén listos para aguantar muchos kilómetros.

No hacer girar el motor a más del 70/75% de su régimen máximo durante un periodo de tiempo prolongado. Esto significa, en un moto naftero, no llegar a las 5.000 vueltas, y en un diésel, a las 3.400 rpm. Por supuesto, en caso de necesidad, no hay problema en superar este régimen.

Si se realizan muchos kilómetros en conducción urbana conviene adelantar el cambio de aceite, ya que en estas circunstancias la degradación que sufre es mucho mayor. No está de más hacer lo propio con el filtro de aire, ya que también se ensucia más si hay mucha polución.

Respeta escrupulosamente el mantenimiento programado. No es necesario hacerlo en un servicio oficial, pero siempre hay que exigir siempre recambios y fluidos que cumplan con las especificaciones marcadas por el fabricante. Y las intervenciones deben de estar realizadas por profesionales -cuidado con los talleres low cost-.

Cuando el auto alcance un kilometraje considerable -a partir de 100.000 kilómetros- es beneficioso añadir regularmente aditivos para la limpieza de los inyectores -se añaden al depósito de combustible- o el circuito de lubricación -se añaden por el tapón de llenado del cárter-.

La conducción ´ecológica´ llevada al extremo -llevar el motor muy bajo de revoluciones- tampoco es bueno para el motor a largo plazo. Lo ideal es que el régimen esté dentro del rango de par máximo; por lo general, entre 1.500 y 3.000 rpm en los diésel, y entre 1.750 y 3.500 rpm en los gasolina con turbo. Por este motivo, no hay que hacer demasiado caso al recomendador de cambio de marcha, que siempre busca la máxima eficiencia.

En el caso de los motores de gasóleo no se debe utilizar biodiésel -un combustible procedente de aceites vegetales o grasas animales-, ya que puede producir daños en el sistema de alimentación, especialmente en los propulsores dotados de inyección por conducto común. De hecho, muchos fabricantes de autos prohíben su uso y hacerlo puede conllevar perder la garantía.

Notas relacionadas
Arriba Descargá nuestra APP y recibí las noticias directamente en tu smartphone!